lunes, 31 de diciembre de 2012

Opeth - Deliverance (2002)

"Deliverance" es el lanzamiento que terminó de situar a Opeth en la cumbre del Metal extremo, al menos en ese momento. Tras el éxito cosechado con "Blackwater Park", el listón estaba  muy alto, y había una gran expectación por parte de los medios y de los fans, esperando la edición del nuevo disco. Así pues, la banda estaba sometida a una gran presión durante la composición de este "Deliverance".

Dentro de su estilo, Opeth había seguido una línea de evolución bastante buena, pero tras la popularidad alcanzada, una parte de los medios auguraba un giro comercial por parte de la banda. Así, "Deliverance" es un disco de únicamente seis canciones, aunque en la línea habitual de Opeth, los temas son muy largos, con cinco de ellos por encima de los 10 minutos, y el total del álbum alcanza la hora de duración. La producción es impecable, y de nuevo corre a cargo de los propios Opeth junto a Steven Wilson, líder de Porcupine Tree.

El disco comienza con "Wreath", uno de los temas más duros compuesto por Opeth a lo largo de su carrera, y en el que no hay apenas ninguna parte acústica, ni voces limpias. Toda una declaración de intenciones para acallar las voces que pronosticaban su viaje hacia al "mainstream". La ejecución a lo largo del álbum es impecable, tanto por parte de ambas guitarras, el bajo, y el fantástico Martín López a la batería.

Prosigue el álbum con una de las mejores canciones de su historia, que además sirve para dar nombre al disco. "Deliverance" es un tema apoteósico con una gran progresión armónica, y que finaliza en una parte muy atmosférica que posee un ritmo brutal, hipnótico, de esos que podrías escuchar un millón de veces, con un gran trabajo de las baterías. Un tema que además es ideal para los directos, y rápidamente se convirtió en un clásico de la banda.

"A Fair Judgement", es una canción prácticamente acústica, muy bonita, y con unas partes vocales muy trabajadas, sobre todo en la parte central del tema. De alguna manera nos recuerda un poco al "Harvest" de su anterior álbum.

"For Absent Friends" es un pequeño corte instrumental en limpio de poco más de dos minutos, y que sirve como introducción a la segunda parte del disco. "Master's Apprentice" es una canción muy oscura, con unos efectos en las voces muy agresivos. Los graves de Michael Åkerfeldt alcanzan cotas inhumanas en este tema. Tras "Deliverance", se convierte en la segunda mejor del disco.

Para finalizar nos encontramos con "By The Pain I See In Others", una canción en una onda más experimental, con muchos cambios de ritmo y en el que el grupo incluye sonidos nuevos, voces agresivas sobre partes acústicas, y algunas melodías que contrastan mucho con la canción.

La grabación de "Deliverance" se realizó a la vez que la de "Damnation", aunque este último salió al mercado unos meses más tarde por temas meramente comerciales. Este álbum sirvió para que Opeth siguiese marcando con paso firme una carrera en alza, aunque en los últimos años se haya ido torciendo poco a poco. Seguro que hablaré de ello en futuras entradas.

La formación que graba el disco:

Mikael Åkerfeldt: Voces, Guitarra
Peter Lindgren: Guitarra
Martín Méndez: bajo
Martín López: batería

Nota Final: 8,5/10

jueves, 20 de diciembre de 2012

Cronian - Terra (2006)

Cronian surge de la unión musical  entre Øystein G. Brun y Andreas Hedlund, más conocido como Vintersorg. En 2001, Vintersorg entra como vocalista en Borknagar sustituyendo a Vortex, y poco a poco surge la idea de hacer una colaboración al margen de Borknagar, y que inicialmente iba a llamarse Ion.

"Terra" es el primer lanzamiento de la banda y fue grabado durante los años 2004 y 2005. A nivel musical, la mayoría de las composiciones corren a cargo de Øystein , e inevitablemente su estilo es algo que se nota a lo largo del disco. Pero no pensemos que Cronian no aporta su propia personalidad, si no todo lo contrario. En este proyecto vamosa encontrar un música en una onda mucho más sinfónica, atmosférica y progresiva que lo que hacen en Borknagar. En general, las canciones manejan unos tiempos bastante relajados, y no vamos a encontrar apenas ninguna parte cañera en el disco. Los teclados y orquestaciones tienen un papel predominante a lo largo de todas las canciones y a menudo son responsables de la melodía principal.

En general es un disco muy cuidado a nivel armónico y no hace falta decir que las orquestaciones, las melodías, y las líneas de guitarra y bajo están muy trabajadas. Capítulo a parte merecen las voces del siempre genial Vintersorg. Con el paso de los años ha ido cantando cada vez mejor, y a día de hoy es sin duda uno de los mejores vocalistas del metal extremo. Hay un buen equilibrio entre las voces agresivas y las voces en limpio, y en ocasiones se combinan ambas dos. Incluso hay momentos, en que la manera de cantar de Andreas, me recuerdan a lo que ha hecho en Waterclime. Las baterías están programadas con mucha maestría, y en absoluto son líneas sencillas.

He de decir, que a mí es un disco que no me ha sido fácil de asimilar. Las primeras escuchas fueron algo desconcertantes, y durante un tiempo estuvo acumulando polvo en la estantería, hasta que llegó su hora, y comencé a disfrutar plenamente de él. Quizá, la segunda entrega de la banda, "Enterprise", me entró con mucha más facilidad, aunque ya imaginaba qué es lo que podía encontrar en él.

Se me hace difícil destacar algún tema por encima de los demás, ya que todo el álbum tiene un nivel muy similar, y durante una escucha desatendida, es muy posible que se te haga imperceptible el cambio de un tema a otro, ya que el conjunto del disco tiene un ambiente muy característico.

No obstante, si tuviese que decantarme por algunos momentos especiales del disco, creo que escogería los siguientes:

  • "Iceolated", que posee algunas de las melodías vocales más bonitas de todo el disco.
  •  "The Alp", que posee el estribillo más rabioso del álbum. Me gustan mucho también los teclados que acompañan a las voces durante el riff principal. Es curioso reparar en que la melodía que introduce la canción, coinciden con la melodía de salida de "Iceolated".
  •  "Illumine", es una de las canciones más completas del álbum, y junto con "Iceolated", la única que supera los 7 minutos de duración. Posee también algunos riffs de guitarra que más sentimiento Black desprenden en todo el disco y que sirven de culminación al álbum.
Creo que lo más destacable de todo el disco, es la apuesta musical tan innovadora que estos dos músicos nos plantean con Cronian. Te podrá gustar más o menos, pero sin duda la originalidad que desprende el álbum es un punto muy a valorar, que aporta un toque de frescura al Metal. Espero con ansias el tercer álbum que lanzarán durante 2013, y que a buen seguro nos volverá a deleitar una vez más.

La formación que graba el álbum:

Mr. V: Voces, Bajo, Teclados, Programación
Øystein G. Brun: Guitarras, Teclados, Programación

Nota Final: 8/10

viernes, 14 de diciembre de 2012

Cradle of Filth - From the Cradle to Enslave (1999)

Nos encontramos ante el hito que inicia la decadencia de los británicos Cradle of Filth. Tras la edición del genial "Cruelty and the Beast", la banda se encontraba en pleno apogeo y había alcanzado unas cotas de popularidad hasta la fecha desconocidas en una banda de Black Metal. Sé que muchos estaréis pensando que Cradle of Filth no hacen Black Metal, pero bueno, en su día así eran catalogados, y aunque tuviesen muchos ramalazos góticos, lanzamientos como el "Vempire...", "Dusk and her Embrace" o el mencionado "Cruelty and the Beast", pueden ser perfectamente englobados en el Black melódico.

El caso es que este lanzamiento es un refrito orientado a sacar pasta y a publicitar el vídeo que editaron más o menos a la vez, llamado con el extraño nombre de "PanDaemonAeon". Básicamente este E.P. tiene únicamente dos canciones nuevas, dos versiones, una regrabación del clásico "Funeral in Carpathia" y un aburrido Remix electrónico. Además, la banda estaba en pleno proceso de descomposición, con la salidas de Nick Barker, Stuart Anstis, y Les Smith.

El disco empieza con el tema que da nombre al E.P. "From the Cradle to Enslave". Desde la primera escucha nos podemos percatar que la canción emana un fuerte tufillo comercial. La canción es muy pegadiza, lo que provoca que te canses rápidamente de ella. La melodía de teclado protagonista del tema me parece bastante pachanguera. La estructura de la canción es muy convencional, y cualquier atisbo de algo parecido al Black Metal desaparece totalmente, si exceptuamos las voces y unos segundos allá por el minuto 2:40. Por no seguir dando vueltas al mismo rollo, comentaré que el tema dura 6:36, de los cuales le sobran un par de minutos de paja tranquilamente. Este tema se hizo muy famoso en su momento gracias a ser muy accesible musicalmente hablando, y al videoclip del mismo nombre. De éste se grabaron dos versiones, una de ellas censurada, para dar más morbo y publicidad al asunto. La banda, rápidamente trató su propio lanzamiento como un clásico, siendo habitual utilizar esta canción como cierre en los directos.

El segundo tema, llamado "Of Dark Blood And Fucking", en el que Cradle of Filth empieza a mostrar el nuevo rumbo musical que inundaría sus siguientes álbumes, y que personalmente me parece una mierda. Los ritmos Death y Thrash se abren paso en un tema bastante mediocre y ciertamente un poco guarrete. Imagino que pertenecería a las sobras de las grabaciones de "Midian".

Continuamos la escucha, y llegamos al momento "versión". La primera de ellas es un tema de Misfits y tiene poco que comentar. Menos de dos minutos de canción, que imagino que tardarían bastante poco en grabar, y ale, rellenamos otra pista y seguimos hacia adelante.
Una de las pocas cosas salvables del E.P. es la versión del mítico "Sleepless" de Anathema, aunque más por la canción en sí que por la versión que nos ofrece Cradle of Filth. En este apartado de las versiones, al menos estuvieron hábiles, y no hicieron un destrozo de las mismas.

La siguiente pista es de lo peor, y consiste en un remix electrónico del propio "From the Cradle to Enslave", al cual le dieron el rimbombante nombre de "Pervert's Church (From the Cradle to Deprave", y cuyo sonido nos recuerda a que en esa época estaban muy de moda bandas como The Prodigy.

El final del suplicio llega con la visita a su clásico "Funeral in Carpathia", al cual le añaden la coletilla de (Be Quick or Be Dead version)... No comments. La canción es una revisión de uno de sus mejores temas de siempre, pero que no consigue mejorar en nada a la original. Como única novedad encontramos algunos coros femeninos de más, y algunos cambios en las voces de Dani Filth.

Al hilo de este último comentario, es necesario decir que en este lanzamiento las voces de Dani también empiezan a flaquear, y en cada lanzamiento posterior de la banda, me han ido gustando cada vez menos.

La formación que graba el E.P:

Dani Filth: Voces
Robin Graves: Bajo
Stuart Anstis: Guitarra
Gian Pyres: Guitarra
Les "Lecter" Smith: Teclados
Nicholas Barker: Batería (tema 6)
Was Sarginson: Batería (temas 1, 3 y 4)
Adrian Erlandsson: Batería (tema 2)

Nota Final: 2/10

jueves, 13 de diciembre de 2012

Disillusion - Back To Times Of Splendor (2004)

Cuando eres un consumidor de música habitual, cada cierto tiempo llega a tu poder un disco de esos que desde la primera escucha, te dejan con la idea de que tienes algo grande entre manos. Corría el año 2004, y no recuerdo si fue con la entrada del festival, o tras asistir al Summer Breeze de ese año, que nos regalaron un CD promocional con canciones de algunos de los grupos que tocaron en esa edición. De entre los temas que venían en ese Promo, hubo una que me llamó poderosamente la atención. Se trataba de "And The Mirror Cracked", primer tema del disco que comentamos hoy. En esa época el Death Melódico aún estaba bastante vigente en mi discografía particular, y este tema tenía algunos ingredientes de este estilo. Riffs bastante rápidos alternando con secciones más pausadas, voces agresivas mezcladas con limpias, etc., pero todo ejecutado con una maestría impresionante, además de un montón más de detalles que fui descubriendo poco a poco.

El caso es que la apuesta musical de Disillusion es cuando menos muy original y repleta de calidad. Desde mi punto de vista estamos ante un lanzamiento muy completo y que toca prácticamente todos los palos dentro del Metal. Es sorprendente pensar que es el primer disco de la banda, pero es que ya llevaba 10 años en activo para cuando consiguieron grabar este álbum.

En el aspecto vocal, Andy Schmidt alias "Vurtox", trabaja tanto las voces agresivas como las limpias. Las voces Death no me parecen nada del otro mundo, pero las voces limpias me gustan especialmente, ya que además de tener un timbre que me resulta muy agradable, Vurtox es capaz de cantar con mucha emotividad y expresividad. El propio Vurtox además de cantar, se encarga de tocar la guitarra eléctrica y acústica, los teclados y el bajo, es la fuerza compositiva detrás de Disillusion.

A nivel musical, el estilo es difícilmente catalogable, y podríamos dejarlo en algo así como Metal Progresivo, y aunque es común que se los englobe dentro del Death melódico, creo que se encuentran a unos cuantos años de esa etiqueta. Quizá en los comienzos de la banda los patrones de ese estilo eran más patentes en su música.

Pese a solo tener seis canciones, el disco se va hasta los 60 minutos de duración, pues las composiciones son bastante largas, especialmente la que da nombre al disco con casi 15 minutos, y la que cierra el disco "The Sleep of Restless Hours", que está por encima de los 17 minutos. Las canciones están muy lejos de aburrir al oyente, ya que poseen multitud de partes diferentes y en ningún momento se hacen repetitivas.

Hay muchos momentos mágicos en el disco, pero creo que si tengo que destacar uno en concreto, que te atrapa totalmente desde la primera escucha, sería el comienzo de la canción "Back to Times of Splendor". Una preciosa melodía que transmite melancolía y tristeza a partes iguales, y que sirve de hilo conductor al tema. No quiero destacar ningún otro momento en concreto. Si después de todo lo que has leído no te ha picado el gusanillo de escuchar el disco, sólo puedo decirte que tú te lo pierdes :)

Reviso esta crítica antes de publicarla, y leo mucho de batallita y poco sobre el disco en sí, pero esta vez es mejor que lo descubras por ti mismo y saques tus propias conclusiones.

La formación que graba el disco:

Vurtox: Voces, Guitarras, Bajo, Teclados.
Rajk Barthel: Guitarra
Jens Maluschka: Batería

Nota Final: 9/10

lunes, 10 de diciembre de 2012

Iron Maiden - Edward the Great (2002)

En general, comentar discos recopilatorios no parece que tenga mucha gracia, pero de vez en cuando se juntan circunstancias por las cuales me parece interesante hacer alguna mención a los mismos. Esta vez el "agraciado", es este innecesario recopilatorio que nos ofrecía Iron Maiden allá por 2002. Tras la reunión con Bruce Dickinson y Adrian Smith, Iron Maiden graban el "Brave New World", un disco bastante aceptable, sobre todo si lo comparamos con su predecesor. Tras él, una exitosa gira, que culminó en el "Rock in Rio", con un concierto que fue grabado y editado como álbum en vivo, y que ya comentamos aquí.

No se sabe si con la intención de montar otra gira, o aprovechando que había nueva, Iron Maiden saca al mercado este "Edward the Great", un recopilatorio destinado a un público inexistente, que no aporta absolutamente nada atractivo para ninguno de los fans de la banda. Si acaso, y solo si acaso, se le podría recomendar a alguien que no conociese a la banda, y en palabras de Steve Harris, ese era el publico objetivo de este recopilatorio. Pero a esas alturas de la película, poca gente se interesaría por Iron Maiden, únicamente por haber editado un recopilatorio más.

Este es el listado de las canciones del disco, importante para explicar los hechos que comentamos.

01. Run to the Hills
02. The Number of the Beast
03. Flight of Icarus
04. The Trooper
05. 2 Minutes to Midnight
06. Wasted Years
07. Can I Play With Madness?
08. The Evil That Men Do
09. The Clairvoyant
10. Infinite Dreams
11. Holy Smoke
12. Bring Your Daughter... To the Slaughter
13. Man on the Edge
14. Futureal
15. The Wicker Man
16. Fear of the Dark (live)

Si analizamos rápidamente el Tracklist, veremos que hay pocas o ninguna sorpresa, e incluso hay algunos temas cuya aparición es cuando menos discutible, y no son ni de lejos de lo mejor de la banda. Además, salvo la versión en directo del "Fear of the Dark", el orden de aparición de las canciones está en un perfecto orden cronológico, que elimina la poca espontaneidad que pudiese tener el "engendro".

Intentando ser objetivo, al menos todo lo que se puede ser con estos asuntos, considero que hay canciones como "Holy Smoke", "Futureal" o "The Wicker Man", que son totalmente prescindibles. Si la idea (que no lo era) consistía en meter canciones de todos los discos, en estos podríamos encontrar algunas canciones bastante mejores y con mejor acogida por parte de los fans, que las mencionadas. Respecto a "Holy Smoke" y "The Wicker Man" son dos malas elecciones, ya que no están entre los mejores cortes de sus respectivos discos. En cuanto a "Futureal", creo que "Man on the Edge", hubiese sido más que suficiente para representar la etapa de Blaze Bayley, máxime cuando en el recopilatorio hay únicamente 16 canciones. A ésto le tenemos que unir el hecho de que no hay ninguna canción de los dos primeros álbumes, "Iron Maiden" y "Killers".

La versión en directo del "Fear of the Dark" es la única "rareza" del álbum, que además no aporta nada de nada, ya que se trata de la misma versión editada en el "Rock in Rio". A cambio, se echan en falta algunos temas básicos de su discografía, como "Hallowed be thy Name", "Revelations", o "Iron Maiden".

En resumen, estamos ante un recopilatorio de un solo disco, sin ningún tipo de material inédito, sin ninguna canción de la época de Paul Di'anno, con cuatro canciones del "Seventh Son of the Seventh Son"... En fin, un completo desatino. Desde luego, si lo que estás buscando es un recopilatorio de Iron Maiden, tienes opciones mucho mejores como por ejemplo el "Best of the Beast".

Nota Final: 2/10

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Summoning - Lugburz (1995)

"Lugburz" fue el primer disco de los austriacos Summoning, y desde ese mismo momento nos damos cuenta de que estamos ante una banda diferente al resto. En una primera escucha del álbum, ya podemos apreciar esos elementos épicos que han caracterizado la carrera de Summoning. Sin irnos más allá, la propia intro "Grey Heavens", es una pequeña melodía que se repite una y otra vez, acompañada con una percusión de tambores, que podrías estar escuchando durante horas :)

Estamos en 1995, en plena efervescencia de la segunda ola del Black Metal. Ese mismo año se lanzaron discos tan importantes como el "Bergtatt" de Ulver, el "Storm Of The Light's Bane" de Dissection, o el "Panzerfaust" de Darktrhone, por poner algunos ejemplos. Dentro del underground austriaco, la conexión de Silenius con Abigor proporciona la oportunidad a Summoning de grabar su primer álbum con la también austriaca Napalm Records. Este será el único disco de la historia de la banda que cuente con un batería, ya que Trifixion abandonaría el barco tras la grabación.

El estilo del álbum ya podría asimilarse al Black Metal épico, aunque no todos los cortes se podrían incluir ahí. Los momentos álgidos del disco los tenemos por ejemplo en "Flight of the Nazgul", un tema que serviría como punto de partida a lanzamientos posteriores. Juntando unos riffs muy épicos, melodías sencillas, y una sección central totalmente instrumental, al estilo de la intro, obtenemos la semilla de la banda. "Where Winters Forever Cry", sigue esa onda de melodías medievales, aunque en esta ocasión el tema cuenta con partes más rápidas y unas voces muy agresivas. "Through the Valley of the Froz" cierra la terna de canciones en la misma línea, y queda también como uno de los mejores temas del álbum.

A partir de "Master of the Old Lure" aparecen temas que siguen patrones del Black Metal más tradicional, al estilo Old School, y que continuará hasta el final del álbum. Incluso parece que la producción del álbum es levemente diferente en los últimos temas, y los instrumentos suenan más sucios que en las primeras canciones. La única excepción en esta parte es "Dragons of Time", un tema algo más épico.

A medio camino de los anteriores quedan canciones como "Raising with the Battle-Orcs" o la que abre el disco "Beyond the Bloodred Horizons", que son dos buenos temas, con algunos riffs bastante reseñables. Es obvio comentar que la temática de las letras está basada en la historia del Señor de los Anillos, aunque siempre desde un punto de vista algo oscuro.

En general, el trabajo de las voces es muy destacado a lo largo de todo el álbum, y se ve favorecido por ser tres personas aportando su toque en las voces agresivas, ya que además de Silenius y Protector, en los créditos aparece de cantante invitado Pazuzu.

Sin duda "Lugburz" es un buen álbum debut, aunque en la segunda parte del disco baje un poco el nivel que ofrecen en las primeras canciones.

La formación que graba el disco:

Silenius: Voces, Bajo, Teclados
Protector: Voces, Guitarra, Teclados
Trifixion: Batería

Nota Final: 7/10

lunes, 3 de diciembre de 2012

Crematory - Awake (1997)

"Awake" significó el quinto disco de estudio de los teutones Crematory. Tras el gran éxito cosechado en 1995 con "Illusions", en 1996 graban "Crematory", un disco totalmente cantado en alemán que no tuvo el reconocimiento esperado. Tras este revés, la formación vuelve a la carga con este "Awake", que significó de nuevo un gran éxito de la banda. Ya totalmente alejados del Death Doom de los comienzos, este disco se puede englobar en el movimiento del Gothic Metal, cuando éste tenía tanto de Gothic como de Metal, no como más tarde se ha catalogado a la llamada música Gótica (rollo HIM o los últimos discos de bandas como Within Temptation).

En esta ocasión, el disco lo editan con su propia discográfica CRC (Crematory's Record Company), aunque muy ligada a la multinacional Nuclear Blast. La onda del disco es muy melódica, e incluye multitud de voces limpias, cosa que hasta la fecha era algo mucho más puntual. La fuerte presencia de los teclados se vuelve a hacer patente, hasta el punto de ser el instrumento que más peso lleva en las melodías a lo largo del disco.

Otra novedad frente a otros lanzamientos es que por primera vez se incluye una versión en el álbum. La escogida es "Temple of Love" de Sisters of Mercy, y he decir que si bien al escucharla, se aprecia que no es una composición de Crematory, la consiguen adaptar muy bien a su estilo, y queda como una buena canción en el disco.

A lo largo del álbum encontramos momentos muy brillantes, entre los que podemos destacar:
  • "Away": Un tema que resume a la perfección lo que es Crematory en esa época. Un tema que posee a partes iguales fuerza y melodía. Además tiene un buen equilibrio entre las voces limpias y las voces agresivas. 
  • "Crematory": Siguiendo la tradición de Crematory de incluir una canción que se llame igual que el disco anterior, tenemos este tema, cuyo estribillo está cantado también en alemán. Quizá como reivindicación de su anterior disco. El caso es que es un tema con bastantes cambios de ritmo, y con un estribillo muy acertado. 
  •  "Yourself": Es un tema bastante cañero, que además posee uno de los mejores riffs del álbum y un uso perfecto de ambas voces. Prácticamente es el último tema del disco, ya que "Mirror" es una especie de Outro larga. 
En general, se echa de menos un sonido más pesado en las guitarras, ya que el que tiene le resta algo de contundencia a los temas. Únicamente se notan las guitarras un poco más pesadas en "Lord of Lies". Hay algunos temas, que quizá quedan poco metálicos, aunque la voces agresivas de Felix, que siempre me han gustado mucho, intentan aportar la dureza necesaria. Es el ejemplo de "For Love", un buen tema cuya sección con las voces limpias, queda demasiado suave. Por último destacar el buen estribillo de "My Last Words" y el acierto de la intro "Maze".

El caso es que sin ser el mejor disco de Crematory, estamos ante un lanzamiento bastante sólido, y con cierto recorrido en el tiempo. Este sería además el último disco grabado con el guitarrista Lothar "Lotte" Forst, que abandonaría la banda poco después de la gira del "Awake".

La formación que graba el disco:

Gerhard "Felix" Stass: Voces
Lothar "Lotte" Forst: Guitarra, voces
Harald Heine - Bass guitar
Katrin Goger - keyboards
Markus Jüllich - drums
Nota Final: 7/10