viernes, 11 de julio de 2014

Enslaved - Vikingligr Veldi (1994)

"Vikingligr Veldi" se puede considerar como el primer álbum de los noruegos Enslaved, aunque previamente ya habían grabado el E.P. "Hordanes Land", así como algunas Demos y un Split con Emperor. La banda es formada por Ivar Bjørnson y Grutle Kjellson en 1991, cuando únicamente contaban con 13 y 17 años respectivamente.

Desde un primer momento Enslaved deja claro que no va a ser una banda más del movimiento del Black Metal noruego, sino que marcan diferencias respecto al resto de bandas. Lo que hace especial a Enslaved es sin duda la apuesta musical de la banda, aunque también hay que reseñar que siempre se mantuvieron al margen del llamado "Inner Circle" del Black Metal.

A nivel musical, a Enslaved se les catalogó como Black Viking Metal, y esa etiqueta la han ido arrastrando a lo largo de los años. Desde mi punto de vista, es una etiqueta que tiene más peso por la temática de las letras que por la propia música en sí, aunque canciones como "Midgards Eldar", son capaces de transmitir sensaciones que nos hacen retroceder mil años a la vieja Escandinavia.

"Vikingligr Veldi" es un disco de puro Black Metal, pero al mismo tiempo, con un sentimiento y un toque atmosférico sobrecogedor. Las canciones del álbum son muy largas, y cuatro de ellas superan los 10 minutos de duración. Únicamente "Heimdallr" se queda en algo más de seis minutos.

La mayoría de los riffs del tema son pegadizos y en ningún momento se sienten repetitivos. Son riffs que podrías escuchar durante vueltas y vueltas sin cansarte de ellos. Las composiciones son muy dinámicas, y nos van llevando de parte en parte de manera natural.

Otro de los adjetivos que mejor describen al álbum es el de épico. Este álbum derrocha épica por los cuatro costados, gracias en gran parte a unos sutiles arreglos de teclado, que en contadas ocasiones se encuentran en un primer nivel de la producción, pero que aportan muchísimo empaque a la música.

La producción en general es bastante decente para lo que se puede esperar de un disco de Black del año 1994, y encima siendo el primer álbum de una banda. Las voces están grabadas a un volumen algo más bajo de lo habitual, aunque creo que es algo buscado adrede. El caso es que tampoco hay poco protagonismo en las voces, y se utilizan como un instrumento más en las canciones. La producción corre a cargo de Pytten, omnipresente productor en multitud de álbumes de Black de los 90.

No es posible destacar unas canciones sobre las demás, pero me gustaría hacer un pequeño comentario sobre ellas.

"Lifandi Liv Undir Hamri" es la canción que abre el fuego. Sorprende un poco que es, en esta canción, en la única en la que los teclados tienen un peso protagonista durante algunas partes del tema, y que me recuerda un poco al sonido Emperor. Por lo demás, un temazo muy melódico ideal para comenzar el álbum.

"Vetrarnótt" es un auténtico cañonazo. Una canción 100% Black Metal con riffs que transmiten un sentimiento increíble. Es un tema realmente apabullante, avasallador, y con un gran trabajo en las voces por parte de Grutle, que en este álbum canta realmente grave.

"Midgards Eldar", posee una larga intro que relaja la tensión de "Vetrarnott". Es un tema épico, evocador, que va evolucionando en la canción más compleja del álbum, aunque no por ello difícil de escuchar. Multitud de partes unidas con maestría, que en ningún momento te hace perder la sensación de estar en la misma canción. Incluso hay algunos experimentos con "samplers" que quedan realmente bien.

"Heimdallr" arranca con un furioso riff de Black Metal, que quizá deja entrever algo del trabajo que posteriormente plasmarán en su siguiente álbum "Frost". El tema no se queda ahí, y hacia la mitad del tema hay un cambio, que nos mete en un ritmo mucho más melódico, con un ritmo de batería que te deja con la boca abierta.

"Norvegr" es el tema instrumental que cierra el álbum. Como no podía ser de otra manera, es un tema melancólico, que transmite sensación de conclusión y que incluye alguna sorpresa como un pequeño cambio con un ritmo bastante progresivo hacia la mitad del tema, aunque rápidamente vuelve a su ser como larga "Outro" del álbum.

Creo que podría estar dando vueltas a los mismos argumentos durante un buen rato, únicamente para llegar a la misma conclusión. Estamos ante un álbum memorable, que iniciaría una de las carreras musicales más excitantes de todas las que he tenido el placer de escuchar, porque Enslaved es una banda que en todos y cada uno de sus lanzamientos ha sabido evolucionar e ir creando un estilo propio, único e inconfundible, y es por eso que se ha convertido en una de mis bandas favoritas de todos los tiempos.

La formación que graba el álbum:

Grutle Kjellson: Voces, Bajo
Ivar Bjørnson: Guitarras, Teclados, Programación
Trym Torson: Batería

Nota Final: 9/10

martes, 24 de junio de 2014

Therion - Vovin (1998)

Tras el éxito cosechado con la edición de su aclamado "Theli", los suecos Therion, o más bien su líder y único miembro permanente de la banda, Christofer Johnsson, da otra vuelta de tuerca en la evolución de la banda hacia el Metal más sinfónico. El resultado es este "Vovin", un muy buen álbum que además es el más vendido en la historia de la banda. Entre ambos álbumes está el "A'arab Zaraq – Lucid Dreaming" de 1997, un álbum con algunas rarezas que servía para celebrar el décimo aniversario de la banda.

"Vovin" cierra con éxito el que desde mi punto de vista, es el mejor periodo creativo de Therion, y que abarca el "Lepaca Kliffoth", el mencionado "Theli" y este "Vovin". Aunque el éxito de ventas y de aceptación puede hacernos pensar en que éste es su mejor álbum, a mí me sigue pareciendo mejor el "Theli", además de más sorprendente y arriesgado.

Aunque ya en el álbum anterior habían grabado con un coro de voces, esta es la primera vez que Christofer Johnsson tiene los medios suficientes para grabar el álbum con una orquesta real, y eso se aprecia claramente en el sonido de las canciones. De hecho la producción del disco es uno de los puntos fuertes del álbum. Pese a la cantidad de arreglos y capas que tiene cada una de las pistas, es realmente sencillo escuchar todos los instrumentos al mismo tiempo, permitiendo al oyente disfrutar de diferentes matices en las sucesivas escuchas del álbum.

Este viaje de exploración de los sonidos más sinfónicos, llevan a Therion a abandonar prácticamente todas las voces "heavies", y casi el 100% del álbum está cantado por los tenores, sopranos, etc. La única excepción la encontramos en "The Wild Hunt", en la que participa Ralf Scheepers.

Estamos ante un álbum que se mueve casi al 100% en el medio tiempo, haciendo de su escucha todo un ejercicio de relajación, aunque esto queda también en el debe del álbum, ya que a veces puede hacerse algo largo de escuchar. El álbum comienza de manera muy acertada con "The Rise of Sodom and Gomorrah" y "Birth of Venus Illegitima", en el que las voces femeninas son realmente buenas.

"Wine of Aluqah" introduce el primer movimiento algo más Metálico, con ritmos más contundentes, y con una fuerte presencia del bajo, que se redondean con una parte final melódica muy emocionante. "Clavicula Nox" es el tema más largo del álbum, ya que se va casi a los nueve minutos de duración, y posee algunas de las mejores melodías del disco. Estos cuatro temas, componen la mejor parte de "Vovin".

La sección central es iniciada por la mencionada "The Wild Hunt", la canción más cañera del álbum, aunque ni mucho menos es la mejor. "Eye of Shiva" que tiene alguna parte brillante y cerrando esta sección, "Black Sun" que mantiene la tónica general comentada. El sonido de las guitarras distorsionadas, es el clásico de Therion, con ritmos pesados y contundentes.

En la recta final del álbum, tenemos que "The Opening", "Morning Star" y "Black Diamonds" forman parte de la misma canción, llamada "Draconian Trilogy", algo que si no me equivoco, entronca directamente con la trilogía de álbumes que forman "Lepaca Kliffoth", "Theli" y este "Vovin". De las tres partes de la canción, me quedo con la última, "Black Diamonds". El álbum se cierra de manera muy efectiva con "Raven of Dispersion".

Estamos sin duda ante un gran álbum, que en su día volvió a sorprender al mundo, tal y como hizo "Theli". Desde mi punto de vista se echa un pelín de menos algo más de agresividad, pero vaya, que este disco forma parte de la evolución musical de la banda, y esto es lo que tocaba en aquel momento.

La formación que graba el álbum:

Christofer Johnsson: Guitarra, Teclados
Tommy Eriksson: Guitarra
Jan Kazda: Bajo
Wolf Simon: Batería

Nota Final: 8,5/10

miércoles, 11 de junio de 2014

Nightingale - Invisible (2004)

Para los que no estén familiarizados con Nightingale, os diré que es otra de las múltiples bandas del gran Dan Swanö, una de las mentes más brillantes y creativas del Metal en Europa. En esta ocasión, une fuerzas con su hermano Dag en esta banda de Hard Rock, que nos muestra una cara más, del polifacético músico sueco que se hizo famoso con sus Edge of Sanity.

El nacimiento de Nightingale fue uno más de los proyectos en solitario de Dan, en el que él mismo tocaba todos los instrumentos, y en una onda de Rock Gótico. Tras este primer álbum, y sólo un año después, se junta con su hermano y graban el segundo lanzamiento de la banda. "The Closing Chronicles" ya lleva un estilo mucho más Hard Rockero con algún toque progresivo. Esta es la senda por la que transitará la banda a lo largo de su existencia, y en la que se encuentra enclavado musicalmente este "Invisible".

Lo que empezó como un proyecto, a estas alturas ya es una banda totalmente asentada, ya que "Invisible" es el quinto álbum de Nightingale, y desde su tercer álbum ya cuentan con bajo y batería fijos en la banda. Como digo, el estilo de este álbum puede ser catalogado como Hard Rock, o simplemente como Metal melódico.

La música no es nada complicada, y sí muy sencilla de escuchar, pero a la vez destilando una gran clase y la calidad suficiente para que no te canses de escuchar el álbum en la quinta vuelta. Todas las canciones están bien trabajadas, y tienen alguna parte brillante, que la hace especial respecto a las otras. Estamos ante uno de esos álbumes en los que rara vez, dos personas coincidirán en decirte sus tres temas favoritos.

A nivel instrumental el álbum cumple con creces lo que se espera de él. En especial el trabajo de las guitarras es muy completo, con riffs melódicos muy interesantes y bien armonizados. En el apartado de los solos, los punteos hacen algo más que cumplir el expediente, son melódicos y están tocados con mucho feeling.

Otro de los puntos fuertes del álbum, como no podía ser de otra manera, es el apartado vocal. Dan Swanö es un gran vocalista, gracias especialmente a su peculiar tono de voz y a una buena vocalización, que nos permite entender gran parte de las letras sin tener que recurrir al libreto. El resto de instrumentos cumple a la perfección, destacando también el toque setentero que le aporta a la música algunos de los teclados del álbum.

Como he comentado antes, es muy complicado destacar algunos temas sobre los demás, pero si tuviese que hacer mi elección, creo que me quedaría con:
  • "Raincheck For My Demise", con una letra muy emocionante, que habla de una persona a la que le llega su última hora, y reflexiona sobre todo lo que nunca le dio tiempo a hacer en su vida.
  • "Atlantis Rising" una de las canciones mejor llevadas del álbum y con una sección de teclados que me hacer recordar a "Moontower", el único disco publicado por Dan Swanö con su propio nombre.
  • "Misery" una de esas canciones que nada más comenzar, te meten el buen rollo en el cuerpo, y que te mantiene en vilo a lo largo de toda el tema.
  • "The Wake", por destacar también alguna canción de las más lentas. Está tocado en su mayoría con guitarras acústicas, y en la que las voces de Dan Swanö nos envuelven suavemente.
Este es un álbum muy recomendable para cualquier aficionado al Rock, y para los muy metaleros también, porque de vez en cuando viene bien "desintoxicar un poco los oídos". Aclarar que Dag Swanö, usa el nombre artístico de Tom Nouga para evitar confusiones entre Dan y Dag.

La formación que graba el álbum:

Dan Swanö: Voces, Guitarra, Teclados
Tom Nouga: Guitarra, Teclados
Erik Oskarsson: Bajo
Tom Björn: Batería

Nota Final: 8,5/10

viernes, 6 de junio de 2014

Hollenthon - With Vilest of Worms to Dwell (2001)

Hollenthon es una banda austriaca liderada por el polifacético Martin Schirenc, también conocido por su peculiar nombre artístico "Don Cochino" en Pungent Stench. Tiene además junto a Silenius de Summoning un engendro industrial llamado Kreuzweg Ost que es digno de ser escuchado por lo extraño y original.

Formados con el nombre de Vuzem en 1994, incluyen un par de temas suyos en un recopilatorio de Black Metal, y tras la buena acogida del público, Martin Schirenc se anima a grabar un álbum completo, ya bajo el nombre de Hollenthon. La banda toma su nombre de una pequeña población del este austriaco.

Martin Schirenc se encarga de voces, guitarras, bajo y orquestaciones, uniendo fuerzas con el batería Mike Gröger y con la participación de su esposa Elena Schirenc que se encarga de todas las letras, y mete alguna que otra voz en el álbum.

"With Vilest of Worms to Dwell" es el segundo lanzamiento de la banda, y hasta la fecha el mejor de ellos. Mención a parte para este extraño y a la vez atrayente título. A nivel musical, me resulta francamente complicado catalogar a Hollenthon, ya que aúna un buen puñado de estilos e influencias al mismo tiempo. Quizá el elemento más presente durante todo el álbum, es el Sinfónico, ya que las canciones están muy orquestadas, incluso con un cierto aire de banda sonora.

Los arreglos de álbum están cuidados al detalle, y todas las canciones se perciben muy trabajadas. En el apartado vocal, Martin Schirenc hace uso en su gran mayoría de voces agresivas, aunque en algunas secciones nos muestra su voz limpia.

"Y Draig Goch" abre el álbum con mucha fuerza, y grandes orquestaciones que incluyen multitud de elementos y coros que se unen en una canción muy dinámica y emocionante.

"Woe to Defeated" comienza con un ritmo a medio tiempo con unos coros bastante peculiares y con un aire muy medieval, para dar paso a un tema más en la onda del Death melódico y en el que se pueden escuchar las primeras voces claras. Para completar el tema, también podemos escuchar uno de los pocos solos que hay a lo largo del álbum, y que sin ser en exceso virtuoso, es melódico tiene muy buen feeling.

"Lords of Bedlam" es para mi gusto la canción más floja del disco, con un ritmo que se hacer algo cansino, por lo repetitivo, aunque se puede salvar alguna parte. Sin tiempo para lamentarnos comienza "To Kingdom Come", que te mete en sintonía nada más comenzar. Sin duda uno de los temazos de este álbum, y que cuenta con la colaboración en las voces de la mencionada Elena Schirenc.

"The Calm Before the Storm" hace honor a su nombre, y se mueve más próximo al medio tiempo, con alguna parte muy brillante y da paso a "Fire Upon the Blade", otro gran momento, y quizá el tema más épico del álbum.

"Conquest Demise" rebaja el ritmo otra vez, y es en el que más afluencia de voces limpias vamos a poder escuchar, además de una parte final con muy buenas melodías. "Conspirator" es un tema crudo, con unas atmósferas bastante siniestras, que poco a poco va evolucionando hacia un final muy épico que rendondea un muy buen álbum, variado y completo.

Lo cierto es que bandas como Hollenthon dan un soplo de aire fresco al Metal, ofreciendo una apuesta muy personal y a la vez muy accesible para casi todos los oídos.

La formación que graba el álbum:

Martin Schirenc: Voz, Guitarra, Bajo, Teclados
Elena Schirenc: Voz, Letras
Mike Gröger: Batería

Nota Final: 8,5/10

martes, 3 de junio de 2014

My Dying Bride - As The Flowers Wither (1992)

"As The Flowers Wither" es el prometedor comienzo de los británicos My Dying Bride, y sin ser el mejor álbum de su discografía, se convirtió en un debut más que digno. Previo a este lanzamiento, ya habían editado a través de Peaceville Records, un E.P. con el rimbombante nombre de "Symphonaire Infernus et Spera Empyrium".

En este disco vamos a encontrar algunos de los temas más míticos de My Dying Bride como "Sear Me", que posteriormente sería revisitado en "Sear Me MCMXCIII" y que tendría su secuela en "Sear Me III". En esta canción, la banda da las pautas de lo que sería el estilo que han explotado a lo largo de los años, y que llega hasta nuestros días, más de veinte años después.

Melancólicas melodías de guitarra, adornadas con violines y teclados, baterías muy pesadas y la carismática voz de Aaron Stainthorpe, aunque en este lanzamiento aún esté por pulir. De hecho, en "As The Flowers Wither", las voces limpias de Aaron son inexistentes.

Que nadie espere que este álbum sea un clásico del Doom Metal. De hecho, en muchas secciones se aproxima más al Death que al Doom. Ejemplos de este los tenemos por ejemplo en "The Forever People", una de las canciones más movidas de la historia de My Dying Bride, y el tema con el que cerraban los conciertos en los orígenes. En este apartado, podemos incluir también a "Vast Choirs" y a "Erotic Literature". Son canciones de Death Metal con algunas partes de Doom.

Esto es algo único de este álbum, y que no podremos escuchar en los discos sucesivos, ya que a partir del "Turn Loose the Swans", se centran plenamente en el Doom.

La producción del álbum corre a cargo del omnipresente Paul "Hammy" Halmshaw, productor por excelencia de las primeras grabaciones del Doom británico, incluyendo los primeros discos de Paradise Lost o Anathema. De hecho, este álbum tiene una producción muy similar al "Serenades" de Anathema, especialmente en el sonido de la batería y de esos bombos que suenan como piedras. En la comparación, este álbum sale peor parado, ya que suena bastante sucio.

El otro gran clásico del álbum, y el que más me gusta, es "The Return of the Beautiful". Éste también sería revisitado en "The Dreadful Hours", que ya comentamos aquí en su día. Es el tema más largo del álbum, y en el que destacan los violines de Martin Powell, y que posteriormente serían mucho más utilizados en los siguientes álbumes. El tema está compuesto de varias partes, incluyendo alguna realmente cañera.

Desde mi punto de vista, este lanzamiento tiene como principal atractivo el poder escuchar el germen de lo que posteriormente sería el "sonido My Dying Bride", y aunque no es su mejor álbum, tiene momentos muy disfrutables. Como vídeo del álbum, voy a compartir el de "Vast Choirs" para aquellos que no hayáis escuchado la cara Death de My Dying Bride.

La formación que graba el álbum:

Aaron Stainthorpe: Voces
Andrew Craighan: Guitarra
Calvin Robertshaw: Guitarra
Adrian "Ade" Jackson: Bajo
Rick Miah: Batería

Nota Final: 7/10

jueves, 22 de mayo de 2014

Children of Bodom - Hatebreeder (1999)

El fenómeno de Children of Bodom y de su irrupción en el mundo del Metal es digno de mención. La banda se forma bajo el nombre de Inearthed, y desde los comienzos practican un Death Melódico, en ocasiones muy cercano al Power, y con multitud de melodías neoclásicas, que supieron cautivar a gran parte de la comunidad metálica europea.

Si en su primer álbum, "Something Wild", aún mostraban algún ramalazo Black, en este "Hatebreeder", esas influencias desaparecen totalmente, y se asientan en su propio estilo. Según la persona a la que le preguntes, Children of Bodom es un grupo de Power Metal con voces agresivas, o un grupo de Death Melódico. En todo caso, al menos en esta época, aún poseen algunos riffs y ritmos de batería que no encajarían demasiado en el Power.

El por qué de estas cuestiones, sin duda vienen motivadas por las bonitas y pegadizas melodías que tienen la mayoría de sus canciones. Alexi Laiho, es el cerebro impulsor detrás de la maquinara finlandesa, y en la época en la que salió "Hatebreeder", tan sólo contaba 20 años. La música de Children of Bodom en los comienzos también se identificaba con claridad gracias al sonido del teclado de Janne Warman, y los punteos doblados entre el propio Janne y Alexi Laiho.

Este "Hatebreeder" es probablemente junto al siguiente álbum, "Follow the Reaper", el mejor álbum de Children of Bodom. Si en el primer disco, el color predominante del artwork era el rojo, en este segundo álbum se decantan por el verde, continuando de esta manera una pequeña acción de marketing que funcionó bastante bien, y que haría especular a los fans con el color elegido para los siguientes lanzamientos.

Los mejores momentos del álbum los encontramos en la primera mitad del mismo. "Warheart", el tema con el riff más cañero del disco y un buen estribillo. "Bed of Razors" es una canción muy pegadiza, sencilla y efectiva, pero a largo plazo no termina siendo el temazo del álbum. Una de las características de Children of Bodom, es que Alexi Laiho canta casi siempre encima de las melodías principales, que por otra parte él mismo toca en directo, haciendo su labor doblemente complicada.

"Towards Dead End" es un auténtico chorro de melodía. Muy cañera pero muy sencilla de escuchar, con una melodía principal de lo mejorcito del álbum. El tema que más me gusta y engancha del álbum, es "Downfall". Con un ritmo de entrada muy sugerente, y unos cambios de ritmo marcados por los cortes, y con un gran trabajo en los teclados.

En la parte más vulgar del álbum tenemos "Black Widow" y "Wrath Within", temas que aunque tienen alguna parte salvable, encuentro mucho menos inspirados que el resto del álbum.

Children of Bodom fue en su momento un buen enganche para la gente que no "soporta" las voces agresivas en la música, aunque la verdad es que desde hace ya unos años, la banda anda bastante estancada.

La formación que graba el álbum:

Alexi Laiho: Voz, Guitarra
Alexander Kuoppala: Guitarra
Henkka T. Blacksmith: Bajo
Janne Warman: Teclados
Jaska Raatikainen: Batería

Nota Final: 8,5/10

miércoles, 21 de mayo de 2014

Amorphis - Circle (2013)

"Circle" es el undécimo lanzamiento de los fineses Amorphis, que una vez más nos ofrecen un álbum muy sólido, y que al menos para gran parte de los fans de la banda, supera a su anterior "The Beginning of Times" que ya comentamos aquí en su momento. En lo que seguro no lo supera es en la portada, mucho más fea en esta ocasión.

Musicalmente, el álbum no difiere demasiado de lo que ha venido haciendo Amorphis en los últimos años, desde la incorporación de Tomi Joutsen como cantante. Parece que la marcha de Pasi Koskinen coincidió con un cambio de rumbo en el devenir de Amorphis, y desde "Eclipse" han ido sacando buenos discos, uno tras otro.

Una de las cosas que me sorprende gratamente de Amorphis, es que han conseguido llegar a un equilibrio musical muy interesante. Por un lado, las composiciones tienen bastante peso, reforzadas por ritmos de guitarra bastante pesados y contundentes, y por la presencia más o menos habitual de voces guturales. Por otro lado encontramos muchas partes de desahogo, con ritmos de metal muy melódico, en las que las voces limpias se hacen protagonistas.

Este equilibrio también está patente con las partes más atmosféricas, a las que el teclado ayuda en gran medida, compenetrándose a la perfección con las melodías y ritmos de las guitarras.

En el apartado más cañero de "Circle", encontramos algunas canciones realmente buenas y potentes.

  • "Shades of Gray" es el tema que abre el álbum, y lo hace mostrando alguno de los ritmos más duros del álbum, y con bastante presencia de voces guturales, aunque tampoco faltan las partes melódicas que comentábamos antes.
  • "Nightbird's Song", que comienza con uno de los mejores rugidos del álbum, y que es un tema muy completo, de los mejores del álbum. Hay un vídeo del tema, que es el que podéis escuchar al final de la entrada.

Del resto del disco hay varios temas muy acertados, y dejan a un gran nivel el global del álbum.

  • "Hopeless Days", una de mis favoritas, y que durante algunos pasajes recuerda a los Anathema de la época del "Alternative 4".
  • "Enchanted By The Moon", es un tema con un toque algo más épico, y al mismo tiempo atmosférico, aunque con una sección central más radical que altera el ritmo del tema.
  • "Narrow Path" como uno de los temas más completos del álbum, con esos ritmos de aire folk marca de la casa, y que supongo que se convertirá en un fijo en el repertorio de los directos.
  • "Into The Abyss", es un tema con un ritmo algo más psicodélico y progresivo que descansa en un estribillo pegadizo, y que aporta si cabe, más variedad al álbum.
  • "Mission", es el segundo tema del disco y rebaja un poco la agresividad de la apertura. Tiene un gran trabajo de las guitarras hacia el final, con un Esa Holopainen, que sin ser ningún virtuoso, tiene un gran sentido de la melodía y un buen feeling a la hora de tocar. Sorprendentemente fue olvidada durante la gira del álbum.
  • "The Wanderer", que fue el single del álbum, es una canción muy pegadiza, pero quizá demasiado blandita, incluso bastante Popera.

Una vez más Amorphis ha sabido explotar sus virtudes en un disco mostrando a una banda muy solvente, que es capaz de seguir sacando con asiduidad discos de calidad.

La formación que graba el álbum:

Tomi Joutsen: Voces
Esa Holopainen: Guitarra
Tomi Koivusaari: Guitarra
Niclas Etelävuori: Bajo
Santeri Kallio: Teclados
Jan Rechberger: Batería

Nota Final: 8/10