martes, 18 de junio de 2013

Martyr - Extracting the Core (2001)

Martyr es una gran banda canadiense que se dedican al Death Técnico, un estilo que cuenta con una gran escuela en ese país. La banda fue formada en 1994 por los hermanos Mongrain, Daniel (Voces y guitarra) y François (Bajo).

Daniel Mongrain es bien conocido en esta escena, ya que ha tocado con las bandas más conocidas de este estilo, como Gorguts, Quo Vadis o Cryptopsy, pero siempre ha sido Martyr su propia banda, y el proyecto en el que más se ha involucrado. Podríamos decir que Martyr practica un Death muy técnico, con  bastantes toques progresivos. A favor suyo, es que consiguen balancear con mucho acierto, estas partes progresivas con las partes más rápidas y pegadizas. De esta manera, consiguen evitar que la música se haga demasiado espesa, como ocurre por ejemplo con algunos discos de Gorguts, en los que se hace muy complicado seguir la línea de los temas.

Al ser "Extracting the Core" tan sólo el tercer disco de la banda, todas las canciones de este directo pertenecen a sus dos primeros álbumes hasta ese momento. Hablamos del "Hopeless Hopes" de 1997 y del brutal "Warp Zone" de 2000. El nivel de los músicos involucrados en la banda, es realmente alto y eso se hace notar en este directo, que no parece que esté muy retocado. Los medios técnicos y económicos de una banda de este status, también hace pensar en esa misma línea. El concierto fue grabado en la pequeña ciudad de Rouyn-Noranda, en el estado de Quebec.

Punto positivo pues para el sonido, que es bastante bueno en su conjunto, y la producción consigue que los instrumentos se distingan a la perfección. El concierto comienza con la brutal "Warp Zone", que consigue enganchar perfectamente a la audiencia. Me gustaría hacer mención también para las baterías de Patrice Hamelin, capaz de ejecutar con total precisión desde los ritmos más veloces, a las partes más jazzeras.

El orden escogido de las canciones es muy acertado. Uno de los momentos álgidos del concierto, es el espectacular dúo que forman el "Virtual Emotions" y "Endless Vortex Towards Erasing Destiny". Éstas dan paso a la que da título al primer álbum "Hopeless Hopes", un gran tema también. El final del concierto es apoteósico con una de las favoritas de todos los fans, "Carpe Diem", que posee un un estribillo demoledor, para finalizar con "Prototype", una de las mejores y  más pegadizas canciones del primer álbum.

El punto negativo de este álbum es que el concierto consta únicamente de 9 canciones, y una duración de poco más de 40 minutos. Un disco totalmente imprescindible para los aficionados al Death Metal.

No he podido encontrar ningún video con alguna canción de este concierto, así que he buscado otro que suene medio decente, y que al menos tiene el "Virtual Emotions" como segundo tema.

La formación que graba el disco:

Daniel Mongrain: Voces, Guitarra
François Mongrain: Bajo, Voces
Pier-Luc Lampron: Guitarra
Patrice Hamelin: Batería

Nota Final: 9/10

lunes, 17 de junio de 2013

Borknagar - Quintessence (2000)

"Quintessence" es el cuarto disco de esta genial banda noruega que además, en mi opinión, tiene el honor de poseer uno de los mejores nombres del mundo del Metal. Borknagar.

Desde sus orígenes en 1995, la banda ha estado sometida a constantes cambios de formación, aunque siempre ha estado vertebrada por el cerebro pensante tras Borknagar, el guitarrista Øystein Garnes Brun. En esta ocasión, continúan adentrandose en un black metal cada vez más experimental, y vuelve a contar con uno de los mejores, y seguramente más carismático vocalista de la escena extrema, Simen Hestanes, también conocido como ICS Vortex.  Éste abandonaría la banda tras este álbum para entrar como bajista, y encargado de las voces limpias, en los también noruegos Dimmu Borgir.

Desde mi punto de vista, "Quintessence" tiene una gran pega, y esa es la producción del álbum. Sorprendentemente, la producción es muy sucia, e impide apreciar la gran cantidad de matices que nos ofrece el álbum. Lo cierto es que no sé si es algo buscado adrede, pero con la complejidad y los detalles que tienen las canciones, considero que una producción más limpia le habría sentado mucho mejor.

El disco está compuesto de diez auténticos temazos, de los que me gustaría resaltar algunas cosas.

Sin duda, si hay una canción reseñable en este "Quintessence", esa es "Colossus". Esta es sin lugar a dudas una de las canciones más épicas de Borknagar, y está hecha totalmente a la medida de Vortex, que de hecho si no me equivoco, es el compositor de la misma. El trabajo a las voces de Simen es increíble, y es capaz de crear unas atmósferas muy envolventes.

"The Pressence is Ominous", es un tema con una melodía muy pegadiza, y unas voces que están por lo menos, triplicadas a lo largo del tema y que te atrapan desde el principio. Mezclando al unísono, una voz clara, una agresiva y algunos alaridos, las voces en el tema quedan muy potentes. Además, la estructura de la canción es bastante curiosa, ya que es prácticamente una canción estribillo. En ocasiones, este tipo de canciones pueden hacerse repetitivas, pero en este caso, la medida es la justa y deja muy buen sabor de boca.

"Inner Landscape", es una canción instrumental a cargo del teclista, Lars Nedland, iniciando en este álbum la tradición de meter una del estilo en todos los lanzamientos de Borknagar. Por último destacaría "Revolt", la canción que cierra el disco. Es un tema que comienza con unos pasajes melancólicos que poco a poco van evolucionando, y que demuestra cómo la música extrema es capaz de despertar tus sentimientos y sensaciones más ocultos.

Sin duda Borknagar es una banda que debe ser escuchada por cualquier amante del Metal, tanto extremo como más tradicional. ¿El motivo? Pues que es una banda que ofrece algo original y diferente dentro del panorama musical, un soplo de aire fresco para el Metal.

La formación que graba el disco:

ICS Vortex: Voces, Bajo
Øystein G. Brun: Guitarra
Jens F. Ryland: Guitarra
Lars A. Nedland: Teclados
Asgeir Mickelson: Bateria

Nota Final: 8,5/10

viernes, 14 de junio de 2013

Iron Maiden - Killers (1981)

"Killers" significó el segundo larga duración de Iron Maiden, y posee dos hitos importantes respecto a la formación de la banda. Por un lado, es el primero en el que aparece Adrian Smith como guitarrista, y por otro, supone el último álbum con Paul Di'Anno a la voz. El disco sigue la senda iniciada con "Iron Maiden", y sigue manteniendo un aire bastante rockero, y no tan heavy como sería su siguiente álbum, "The Number of the Beast". 

Aunque "Killers" es un gran disco, quizá le falta un temazo que sea el buque insignia del álbum, como por ejemplo fue el "Phantom of the Opera" en el anterior. Aún así, estamos ante un disco plagado de buenas canciones que voy a pasar a comentar.
Comenzamos con "The Ides of March", una intro instrumental fantástica, con un toque épico que se encarga de abrir el disco a la perfección.

"Wrathchild", incomprensiblemente es el único tema del "Killers" que se ha mantenido en los directos a lo largo de los años, y es para mi gusto uno de los más flojitos del disco, sobre todo por el estribillo, algo macarra y no muy afortunado.

Retomamos el pulso con "Murders in the Rue Morgue", una buena canción, en la que de nuevo falla un poco el estribillo, aunque el riff principal es puro Iron Maiden. La letra está basada en una historia de Edgar Allan Poe.

"Another Life", es un tema más rocanrolero, con una estructura algo peculiar, ya que no hay un estribillo propiamente dicho, y en su lugar aparece una melodía doblada de guitarra.

"Genghis Khan" es otro corte instrumental, pero no a modo de intro, sino que es un tema en sí mismo, con una parte final apoteósica que da paso a la segunda parte del disco.

"Innocent Exile", recupera el espíritu algo macarra de "Wrathchild", aunque me gusta más que la anterior, y además en esta ocasión, los solos son brillantes.

"Killers", es la canción que da nombre al disco, y es una de las joyas del mismo. Comienza con unos pasajes que transmiten suspense para dar paso a una gran canción de heavy metal, con uno de los mejores estribillos del disco y unos efectos de guitarra bastante originales.

"Prodigal Son" es el tema más largo del disco, superando los seis minutos de duración. Estamos ante un medio tiempo, que sin ser de los mejores de la banda, da un toque de variedad y relajación al disco.

"Purgatory" es un tema en la onda del primer álbum, con la clásica melodía doblada de guitarra y con el mejor estribillo del álbum. Es una de esas canciones que cuando las escuchas, te meten el buen rollo en el cuerpo.

"Drifter" es el tema que finaliza el álbum de manera bastante movida, y que deja un buen sabor de boca. La edición remasterizada del álbum , lleva un tema extra, llamado "Twilight Zone" y que pertenece a un single de 1981.

La portada mejora ostensiblemente el anterior diseño del querido "Eddie", y en esta ocasión se percibe un halo más agresivo y siniestro que en la primera portada, en la que quedó un tanto ridículo.

La formación que graba el álbum:

Paul Di'Anno: Voces
Dave Murray: Guitarra
Adrian Smith: Guitarra
Steve Harris: Bajo
Clive Burr: Batería

Nota Final: 8/10

jueves, 13 de junio de 2013

Blind Guardian - Live (2003)

Con el original nombre de "Live", Blind Guardian nos presentaban el segundo directo de su discografía, diez años después de editar "Tokyo Tales" que sacaron tras los cuatro primeros álbumes.

Este doble directo está grabado durante la gira de "A Night at the Opera", y tiene la peculiaridad de ser un extracto de dicha gira. Es decir, las canciones están sacadas de diferentes conciertos del tour, y encontramos temas que tocaron en ciudades tan variopintas como Tokio, Estocolmo, Venecia, Madrid, Avilés, etc. Esta circunstancia aporta una sensación algo extraña al escuchar el disco completo, ya que también está grabado algo de las charlas de Hansi Kürsch entre tema y tema, y tan pronto saluda en castellano a los fans de un país, como se dirige al público en Alemán.

Según los propios Blind Guardian, las canciones no están remasterizadas, y son las mejoras tomas de cada uno de los temas que querían meter en álbum. Es decir, supuestamente tenemos sonido de directo al 100%. El caso es que el sonido del disco es muy bueno y eso es algo que por mi experiencia viendo a Blind Guardian en directo, me extraña un poco. De los varias veces que he podido ver a la banda en concierto, tan sólo en uno el sonido fue bueno, pero bueno, tampoco es cuestión de poner en duda las cosas sin saberlas.

La elección de las canciones es bastante lógica, y comprende canciones de todos sus discos. Como setlist de un único directo, desde luego sería un concierto apoteósico de 22 canciones y dos horas y cuarto de duración. El álbum que se lleva la palma en cuanto a temas seleccionados es el  "Imaginations From The Other Side" del que eligen nada menos que 6 canciones entre las que destacan "The Script for My Requiem" y "Mordred's Song".

El "Nightfall in Middle-Earth" se lleva 5 temas, incluído el "Mirror Mirror", canción con la que cierran el álbum y que se convirtió para mi sorpresa en el "clásico" del grupo para terminar los conciertos. La canción está bien, pero desde mi punto de vista tienen temas mejores y con más tirón entre los fans, pero se decantaron por él desde que editaron el "Nightfall...", y siempre cierran con él. Es un caso similar al de Iron Maiden con "Fear of the Dark". Curiosamente, del disco de la gira, únicamente seleccionan tres canciones.

Como siempre pasa con este tipo de discos, habrá gente que eche en falta algunas canciones, pero creo que el repertorio está bastante bien seleccionado. Destacaría las interpretaciones del "Welcome to Dying", "Valhalla", la ya mencionada "Mordred's Song", y de "Lost in the Twilight Hall". En mi caso, echo en falta un par de temas antiguos como "Run for the Night" y sobre todo la genial "Banish from Sanctuary".

A parte de los músicos del grupo, participan como músicos de sesión, Oliver Holzwarth al bajo, Michael Schüren a los teclados, y Alex Holzwarth a las baterías, que supongo que sustituiría a Thomen Stauch en algún concierto. El caso de Oliver Holzwarth es curioso, ya que se ha tirado como músico de sesión durante más de doce años sin ser un miembro permanente en la banda.

El libreto del álbum está compuesto por unas cuantas fotos de los directos, del backstage y de diferentes miembros de la "crew". Este disco puede ser un buen álbum para introducirse en la banda, ya que hace un buen repaso en la discografía de Blind Guardian.

El vídeo seleccionado no pertenece al álbum, ya que todos los que he encontrado están censurados por la discográfica, así que he buscado un tema en directo de esos años. Desde luego, no es el que quería poner... :)

La formación que graba el álbum:

Hansi Kürsch: Voces
André Olbrich: Guitarra
Marcus Siepen: Guitarra
Thomen Stauch: Batería

Nota Final: 8/10

martes, 4 de junio de 2013

Control Denied - The Fragile Art Of Existence (1999)

Control Denied fue la banda continuación de los míticos Death. Desde la salida de "Symbolic", Chuck Schuldiner tenía la idea en la cabeza de hacer algo bastante diferente a lo que hacía con Death, pero para no defraudar a los fans, decidió crear una nueva banda bajo otro nombre, aunque me atrevería a decir que prácticamente todos los fans de Death, lo son a su vez de Control Denied.

Una de las principales motivaciones que tenía Chuck con esta nueva banda, era la de poder dejar las labores de vocalista para poder centrarse únicamente en las guitarras. Cuando presentó a la discográfica su nuevo proyecto, ésta le dijo que antes de grabar el álbum de Control Denied, debería grabar un último álbum con Death, que sería el "The Sound of Perserverance", que ya comentamos aquí en su momento. Chuck mantiene a la mayoría de músicos de la última formación de Death, con el único cambio en el bajo, en el que una vez más cuenta con la colaboración del gran Steve di Giorgio, y con la incorporación del cantante Tim Aymar.

Es francamente complicado etiquetar el estilo del álbum, aunque quizá se podría calificar de Thrash progresivo, aunque a la vez con ciertos toques de Power americano. Como siempre, lo mejor es que cada uno lo escuche y lo catalogue como le dé la gana. :)

El álbum es un compendio de ocho temazos, entre los que cuesta destacar alguno sobre los demás, ya que según vas escuchando el álbum, el favorito va cambiando de uno a otro. Las composiciones son auténticos cañonazos, muy equilibrados entre las partes rápidas, las partes progresivas, y algunas partes realmente locas, que son acentuadas por las líneas de bajo de Steve di Giorgio, y por las voces de Tim Aymar. Y es que, las líneas vocales del álbum son francamente complejas y están muy bien trabajadas.

Pese a la nueva dirección de Control Denied respecto a Death, es fácil identificar que la mente de Chuck Schuldiner se encuentra detrás de esta banda. El sonido y la ejecución de las guitarras son también delatoras de este hecho. Además, las partes más rápidas se identifican claramente con el sonido Death.

En el apartado de músicos, hay que decir que la ejecución es excelente. Las baterías de Richard Christy son brutales, y es un placer escuchar el dominio que tiene del instrumento. Especialmente me gusta cómo es capaz de incluir tantos matices con los platos. Como hemos dicho, Steve di Giorgio completa la potente sección rítmica, y aparte de ese sonido tan característico suyo, nos deja multitud de partes exquisitas, utilizando diferentes técnicas. Un tema en el que destaca especialmente el bajo, es en "What If...?".

El primer tema que escuché en su día es "Expect the Unexpected", que además es uno de los más completos, ya que aparecen todos los ingredientes destacables de Control Denied. Otro de los momentos favoritos del álbum es el estribillo de "When The Link Becomes Missing", con un ritmo muy cañero y poderoso, y un fantástico trabajo de Richard Christy.

El álbum finaliza con la canción que da nombre al álbum, y que visto en retrospectiva, suena premonitorio del triste desenlace que tuvo Chuck un par de años después. "The Fragile Art of Existence" es el tema más largo y supera los 9 minutos de duración, convirtiéndose, si no me equivoco, en el tema más largo compuesto nunca por Chuck Schuldiner. La canción cuenta con una larga sección instrumental en la mitad del tema, y con un gran final en el que nos dice que "No hay tiempo para la autocompasión", "No hay tiempo para pensar en lo que debería haber sido". Las letras tratan de temas sobre el hombre, la sociedad, y aporta algunos enfoques filosóficos sobre ellos.

Así pues, este es el último legado musical de Chuck Schuldiner, ya que al poco de editarse el álbum, le detectaron un tumor cerebral a causa del cual pereció a finales de 2001, dejando un vacío increíble en toda la escena del Metal, y en los corazones de todos los que fuimos seguidores suyos.

La formación que graba el álbum:

Tim Aymar: Voces
Chuck Schuldiner: Guitarra
Shannon Hamm: Guitarra
Steve DiGiorgio: Bajo
Richard Christy: Batería

Nota Final: 9/10