martes, 13 de mayo de 2014

In Flames - Whoracle (1997)

"Whoracle" es el disco que dio continuidad al éxito de público que supuso para In Flames la edición de "The Jester Race", ya bajo el sello Nuclear Blast. En una senda aún más melódica si cabe, "Whoracle" es un álbum repleto de melodía, que ahondó en la senda del llamado sonido Gotemburgo. Esto es, un Death muy melódico, que de Death tiene poco más que las voces y algunos riffs.

Para esta ocasión, In Flames repiten formación, con un Anders Friden ya totalmente asentado en su labor de cantante, aunque hay que indicar que todas las letras de este álbum están escritas por Niklas Sundin, líder de Dark Tranquillity. El resto del equipo involucrado vuelve a ser casi el mismo. El álbum está grabado y masterizado en los estudios Fredman, y la producción de nuevo corre a cargo de Fredrik Nordström, e incluso Andreas Marschall repite como portadista.

El álbum explota al máximo la fórmula que dio a In Flames el éxito del que han seguido disfrutando hasta día de hoy. Canciones que rebosan de riffs muy melódicos, con guitarras dobladas en casi todas las canciones y con un buen nivel de arreglos, incluyendo guitarras acústicas, e incluso algún coro con voz femenina como en "Whoracle", la canción instrumental que sirve de outro para el álbum.

En el apartado vocal, he decir que Anders Friden me parece un cantante algo limitado, y aunque sus voces agresivas me gustan, no puedo decir lo mismo de su voz limpia, por llamarla de alguna manera. Este será el último disco que grabe Bjorn Gelotte como batería, pasando definitivamente a la guitarra en su siguiente álbum "Colony".

El principal pero que le encuentro a "Whoracle" es que tiene quizá demasiadas partes lentas y a medio tiempo, que rompen el dinamismo con el que comienza el álbum. Los mejores temas se encuentran al principio, y entre ellos tenemos "Jotun", con una de las mejores melodías, "Food For The Gods", posiblemente el tema que más me gusta, y "The Hive", el único tema que ha perdurado en los directos en los últimos años.

Otro buen tema que antes era un fijo en los conciertos es el "Episode 666", pero parece desterrado del repertorio desde hace años. Cosa lógica por otro lado, pues In Flames cuenta ya con la friolera de diez álbums y algunos E.P. a sus espaldas.

Creo que si hubiese escrito esta crítica hace años, igual le hubiese puntuado mejor, pero visto en retrospectiva, no me parece un álbum tan brillante.

La formación que graba el álbum:

Anders Fridén: Voces
Jesper Strömblad: Guitarra, Teclados
Glenn Ljungström: Guitarra
Johan Larsson: Bajo
Björn Gelotte: Batería

Nota Final: 7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario