martes, 8 de octubre de 2013

Crematory - Act Seven (1999)

Como os podéis imaginar, "Act Seven" fue el séptimo álbum grabado por los alemanes Crematory, si incluimos el álbum en directo de 1997. Tras la edición de de "Awake", que ya comentamos aquí en su día, y en pleno auge del Gothic Metal, Crematory vuelven a la carga con este álbum dispuestos a comerse el mercado y llegar a un público mucho más amplio que en lanzamientos anteriores.

¿Y cómo consiguen este objetivo? Pues a través de diferentes elementos que vamos a intentar desgranar a continuación. Para comenzar, la portada y la presentación del CD en esta ocasión es mucho más atractiva, además de estar acompañada del tan temido cambio de Logo de la banda. Abandonan el antiguo logotipo de letras más "Death", y presentan un nuevo logotipo con letras más góticas. Hay gente que no le da mucha importancia a este tipo de cosas, pero la historia está llena de ejemplos en los que un cambio de logo, lleva aparejado un cambio o una fuerte evolución del sonido de una banda. Como curiosidad comentar que el Artwork del álbum corre a cargo de la teclista Katrin.

Otro detalle a tener en cuenta, es la fuerte apuesta de Nuclear Blast por el producto final, ya que por primera vez, el álbum es precedido por el single "Fly", además de una fuerte promoción. Hasta aquí lo que se ve desde fuera.

Entrando en el apartado musical, podemos observar varios puntos que apoyan nuestra reflexión anterior. La producción vuelve a correr a cargo de Gerhard Magin, productor alemán que vivió sus mejores momentos a final de la década de los 90, y que en esta ocasión consigue un sonido muy redondo para este "Act Seven". Por otro lado, el álbum es bastante variado, aunque las composiciones son bastante más blandas que en lanzamientos anteriores de Crematory. Es posible que el cambio en el puesto de guitarrista, tenga algo que ver en ello. Lotte Först abandonaría la banda tras "Awake", siendo reemplazado por Matthias Hechler.

Los teclados dejan atrás las atmósferas góticas, y utilizan un sonido más electrónico, con más samplers y con unas melodías muy pop. Ejemplo de esto, lo tenemos en el tema "Moonlight". Esta característica se mantendrá en el futuro, dando un aire "electrónico" a la banda.

Otro punto muy importante es la inclusión de voces limpias con mucha más profusión que anteriormente, y que ya no corren a cargo de Lotte, sino que son responsabilidad de Michael Rohr. He de decir que no me gusta nada el tono nasal que utiliza en Rohr y me resulta empalagosa, hasta decir basta. Como novedad tenemos la inclusión de voces femeninas en al menos tres canciones.

Finalmente, y como detalle no menos importante, vemos una evolución en el sonido y ritmos de las guitarras muy influenciadas en sus compatriotas Rammstein, y parece que de alguna manera, Crematory intenta aprovecharse de la fórmula de éstos, algo que se aprecia bastante en canciones como "Fly".

En general, todos estos elementos se aprecian a partes iguales entre las tres primeras canciones, que son bastante buenas y consiguen atraer la atención. La cosa se tuerce en "Memory", un tema excesivamente blando y que prácticamente se podía englobar en el Pop.

"The Holy One" y "Awake", son los únicos temas que mantienen algo de la esencia anterior de la banda, y especialmente este último es el tema que más me gusta del álbum. Tal y como hicieron hasta "Believe", siempre había una canción con el título del disco previo de la banda.

El resto de temas pasan con más pena que gloria, destacando en el aspecto más negativo, la última canción "Tale", una especie de balada en la que solo hay teclados y las desesperantes voces de Michael Rohr. Un tema totalmente prescindible.

La formación que graba el álbum:

Felix: Voces
Matthias Hechler: Guitarra
Harald Heine: Bajo
Katrin Jüllich: Teclados
Markus Jüllich: Batería

Nota Final: 6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario